Exfoliación, exfoliación y más exfoliación

#
¿Cómo, cuándo, dónde y por qué? de la exfoliación corporal

No hay caso en repetir que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo, o que uno de los mayores beneficios de la exfoliación de nuestra piel es liberarla de impurezas y restaurar su estado terso y radiante. Ya lo sabemos todas, nos lo repetimos cada vez que cedemos a la tentación de comprar un nuevo exfoliante por su atractivo empaque o su exquisito aroma, pero ¿tenemos clara nuestra necesidad y programación de exfoliación?

A continuación te dejamos una guía muy práctica para que desarrolles tu propio plan de exfoliación, recuerda dejar tu comentario si conoces algún otro secreto para exfoliar tu piel.

¿Cómo?

Debes tener muy claro si tu piel es mixta, grasa o seca, puede parecer muy evidente, pero si tienes dudas deberás acudir a un dermatólogo para definirlo, recuerda que cuando hablamos de piel mixta no necesariamente ubicamos la zona “T” como zona grasa, puede que esta fuera tu zona seca.

Si tienes piel sensible, problemas dermatológicos de tipo médico y/o alergias a medicamentos o alimentos deberás revisar muy bien los ingredientes del exfoliante seleccionado, y 12 horas antes de aplicarlo en una zona amplia de tu piel deberás probarlo en una zona pequeña que no te resulte incómoda si llegaras a presentar algún tipo de reacción desfavorable. Si has seleccionado un exfoliante artesanal, deberás comunicarte con el fabricante para que revise si su producto cumple con los parámetros necesarios para no desencadenarte una reacción negativa. Por ejemplo, si alguno de los exfoliantes de determinado proveedor contiene frutos secos y tú les tienes alergia, debes asegurarte que el exfoliante que has seleccionado no contiene este ingrediente y tampoco ha sido fabricado en un ambiente o con herramientas contaminadas por el mismo.

Finalmente recuerda que cada exfoliante que puedes encontrar en el mercado tiene instrucciones propias de uso, las mismas se establecen en base a pruebas del producto y garantizan el mejor resultado posible. Sigue las instrucciones sobre la cantidad a utilizar, el momento y la forma adecuada para aplicar y el tiempo que debes dejar pasar entre una exfoliación y otra.

Recuerda mantener tu exfoliación amigable con el ambiente y asegurarte de que el exfoliante que has seleccionado sea bio degradable, recuerda que los desechos que produzca su uso van directo al desagüe. Y hagas lo que hagas no arriesgues tu salud con cepillos, guantes o esponjas exfoliantes, recuerda que todas estas quedarán húmedas después de usar y no son la opción más higiénica para un segundo uso, además pueden ser muy agresivas para tu piel, en especial para zonas delicadas como el rostro, el pecho o los brazos.

¿Cúando?

No esperes a ver tu piel opaca, cansada, deteriorada, sucia o reseca, si no acostumbras exfoliarla, empieza ahora mismo. Realmente es un ritual relajante y saludable. Si tienes niños en casa puedes incluir este ritual en su hora del baño durante la pubertad, generarás un buen hábito y les ayudarás a llegar a su adolescencia con piel saludable y limpia.

A pesar de cada exfoliante tiene sus instrucciones de uso, muchos coinciden que la mejor hora para exfoliar tu piel es la hora del baño, ya que aprovechas el vapor del agua que suaviza tu piel y abre tus poros. Además debes recordar que después de exfoliar debes tonificar e hidratar tu piel, recuerda que estás removiendo piel muerta e impurezas, la piel nueva debe ser hidratada.

En caso de que decidas aventurarte con alguna receta de exfoliante casero, siempre el momento del baño será el mejor momento para aplicarlo.

La regla de oro: No expongas tu piel directamente al sol después de exfoliarla, la piel nueva que queda expuesta tras este proceso no merece este maltrato, esta regla no es muy limitante, considerando que no exfoliarás tu piel a diario siempre podrás planificar adecuadamente.

¿Dónde y Por qué?

Empecemos por la parte de nuestro cuerpo que aguanta nuestro peso y nuestros pasos, exfoliar tus pies no solo es super relajante, también es necesario, de esta manera evitas la formación de callosidades, prolongas ese “look” impecable de tu pedicure y activas la circulación sangüinea.

Exfoliar tus manos puede llegar a ser un poquitín menos relajante ya que la una trabaja mientras exfolias la otra, pero los beneficios superan cualquier incomodidad, al exfoliar los bordes de tus uñas y cutículas ayudas a tus uñas a crecer fuertes y saludables, y evitas que se quiebren, además al exfoliar tus manos estás evitando que aparezcan esas molestas manchitas que a largo plazo delatarán nuestra edad antes que otros signos.

Tus codos, rodillas, muñecas, axilas y cuello se beneficiarán muchísimo de un ritual de exfoliación constante y dejarás de preocuparte por tonalidades oscuras en estas áreas.

Para exfoliar tus brazos, piernas y glúteos, seguramente querrás escoger algún ingrediente con propiedades tonificantes, nada mejor que combatir la celulitis con un buen masaje durante tu exfoliación.

Llegar a exfoliar tu abdomen es lo más fácil que puedes imaginar, pero tu espalda parecerá una tarea complicada, sin embargo, descubrirás que, con un poco de práctica, si empiezas desde los hombros hacia abajo es más fácil de lo que parece. El mayor beneficio aquí es eliminar asperezas, combatir la aparición de estrías, y mantener una piel radiante para no temerle a ninguna prenda de vestir descubierta en estas áreas.

Para tu pecho descubrirás que la exfoliación trae beneficios casi milagrosos, sentirás tus pechos más firmes, menos delicados y más relajados, después de todo sabemos que el sujetador no es la prenda más cómoda que llevamos a diario.

Finalmente tu rostro. Tu hermoso rostro. Aquí se aplican muchos de los beneficios anteriormente mencionados. Al exfoliar tu rostro disminuirás la aparición de manchas, el acné y los puntos negros no serán un problema tan frecuente, activarás la circulación sangüínea, logrando que tu piel se vea radiante y tonificarás esas partes del rostro que no quieres que caigan en las trampas de la gravedad. Como un adicional perfecto recuerda exfoliar tus labios, así el color que apliques en ellos se verá espectacular y si los dejas sin color lucirán llenos de vida.

En una siguiente publicación, te dejaremos una guía completa sobre qué elementos o ingredientes debes buscar para exfoliar cada parte de tu cuerpo. Mientras tanto empieza a incluir la exfoliación en tu rutina de belleza.

Posts Relacionados

Deje su comentario

4 + 14 =