Morderse las uñas es un hábito que puede detenerse

#
El hábito de morderse las uñas (principalmente de los dedos de las manos) se conoce como onicofagia. Se clasifica como una manía cuando es incontrolable, en este caso, lo más aconsejable es buscar ayuda profesional para poder superar este problema.

Cuando nos mordemos las uñas, no solo afectamos nuestras manos en la parte estética. También contribuimos a la deformación del dedo y el debilitamiento de las uñas. Además, nos arriesgamos a padecer infecciones que pueden llegar a ser muy dolorosas.

Si tienes este problema o conoces a alguien que lo tenga, este artículo te va a interesar. En primer lugar debes identificar si el problema se ha convertido en una manía, como dijimos antes, en este caso se requiere ayuda profesional. Si es solo un mal hábito y tienes un poco de fuerza de voluntad; podrás aplicar esta mezcla casera en tus uñas, te ayudará a detener el hábito y a devolverles la fortaleza a tus uñas.

Ingredientes:

1 base de esmalte sin color
2 cápsulas de vitamina E
3 dientes de ajo pelados
20 gotas de limón

La vitamina E, en cápsulas, se encuentra fácilmente en cualquier farmacia. Ayudará a fortalecer tus uñas, estimulará su crecimiento saludable y las mantendrá humectadas. De esta manera lograrás reparar el daño que les has ocasionado a tus uñas al morderlas.

El ajo es un ingrediente natural que penetrará fácilmente en la uña fortaleciendo su estructura. Este es el ingrediente clave del tratamiento, ya que el sabor del ajo, mantendrá tus uñas alejadas de tu boca.

El brillo de esmalte sin color te ayudará a mantener el sabor del ajo sobre la uña, aún cuando te laves las manos, lo cual hará más efectivo el tratamiento. Procura buscar una marca que contenga la menor cantidad de elementos tóxicos posibles. Recuerda que muchas marcas de esmalte tienen elementos cancerígenos y no querrás llevarlos a tu boca mientras tratas de vencer el hábito de morderte las uñas.

Las gotas de limón te ayudarán a recobrar el color natural de tus uñas que pudo ser alterado al haberlas mordido constantemente.

Preparación:

Remoja los dientes de ajo en agua caliente durante 20 minutos, después tritúralos hasta conseguir una textura pastosa.

Mezcla el ajo con la vitamina E y las gotas de limón, recuerda usar recipientes y utensilios limpios.

Vierte la mezcla obtenida en el envase que contiene la base de esmalte sin color, agita muy bien la mezcla final y luego déjala reposar por 12 horas.

Uso:

Agita bien el frasco antes de cada uso, recuerda que al haber mezclado ingredientes naturales, la mezcla podrá usarse hasta después de 3 semanas de haber sido preparada.

Aplica 1 capa fina en cada uña, 3 veces al día, por 3 días consecutivos. Al incio del cuarto día limpia tus uñas con removedor de esmalte sin acetona, deja secar las uñas por 10 minutos y vuelve a aplicar 1 capa fina en cada uña, 3 veces al día, por tres días consecutivos.

No olvides que tus uñas debe estar secas antes de aplicar el producto, si has lavado tus manos debes esperar 10 minutos antes de la siguiente aplicación.

El tratamiento debe aplicarse como mínimo un mes para dar resultados favorables, tanto en dejar el hábito de morderse las uñas como en fortalecerlas y estimular su crecimiento. Además debes consentirte con un manicure profesional como mínimo cada 15 días, para mantener en buen estado tus manos, uñas y cutículas.

Si el sabor a ajo no es lo suficientemente fuerte como para mantener tus uñas alejadas de tu boca, siempre puedes añadir un poco más de este ingrediente.

Existen también productos comerciales diseñados específicamente para tratar este problema, así como productos diseñados para fortalecer o estimular el crecimiento de tus uñas. Si no eres fanática del DIY o buscas un producto especializado, siempre puedes visitarnos en Coquelicot y revisar la amplia gama de productos que ofrecemos.

Si tu no sufres de onicofagia, por favor comparte este artículo con quien lo necesite. Te lo agradecerá.

Posts Relacionados

Deje su comentario

7 + 15 =